Enfermedades de Columna - Patologías de la Columna

A continuación se describen algunas de las enfermedades de columna. Son las patologías de la columna más frecuentes



Hernias de Disco

Es un desplazamiento del disco intervertebral de la columna cervical desde su posición normal en el espacio intervertebral hacia el canal espinal. Por lo tanto se puede producir compresión y lesión de la médula espinal y/o raíces nerviosas. Los síntomas más frecuentes son el dolor de cuello, hombros y brazos.

La diferencia entre una hernia de disco lumbar aguda y una crónica es que las primeras suelen ocurrir en forma abrupta en adultos jóvenes por algún trauma, práctica deportiva, movimientos bruscos o mala postura, mientras que la crónica ocurre fundamentalmente en personas mayores por degeneración artrósica de los discos intervertebrales.

El tratamiento convencional incluye cirugía, medicación analgésica y corticoide, reposo y/o kinesiología.

Está comprobado científicamente que los resultados de estos tratamientos son muy aleatorios, porque la cirugía puede generar frecuentemente muchas consecuencias no deseadas a corto y largo plazo, fundamentalmente dolor muy intenso y que en general no responde a los tratamientos disponibles. Con respecto a la medicación, los analgésicos y los corticoides solamente mejoran los síntomas, pueden ser tóxicos a largo plazo y por supuesto no curan la hernia, apenas mitigan el dolor transitoriamente.


Es un desplazamiento del disco intervertebral de la columna lumbar desde su posición normal en el espacio intervertebral hacia el canal espinal. Por lo tanto se puede producir compresión y lesión de las raíces nerviosas. Los síntomas más frecuentes son dolor lumbar en la línea media y ciática cuando se irradia al glúteo, muslo, pierna, pie.

La diferencia entre una hernia de disco lumbar aguda y una crónica es que las primeras suelen ocurrir en forma abrupta en adultos jóvenes por algún trauma, práctica deportiva, movimientoss bruscos o mala postura mientras que la crónica ocurre fundamentalmente en personas mayores por degeneración artrósica de los discos intervertebrales.

El tratamiento convencional incluye cirugía, medicación analgésica y corticoide, reposo y/o kinesiología.

Está comprobado científicamente que los resultados de estos tratamientos son muy aleatorios, porque la cirugía puede generar frecuentemente muchas consecuencias no deseadas a corto y largo plazo, fundamentalmente dolor muy intenso y que en general no responde a los tratamientos disponibles. Con respecto a la medicación, los analgésicos y los corticoides solamente mejoran los síntomas, pueden ser tóxicos a largo plazo y por supuesto no curan la hernia, apenas mitigan el dolor transitoriamente.


Artritis

La artritis es un término muy amplio que se utiliza para denominar a un grupo de numerosas enfermedades. Significa "inflamación de las articulaciones".

La artritis es la inflamación en las articulaciones y tejidos circundantes, produciendo dolor, sensibilidad, calor, hinchazón y rigidez. En algunas personas puede causar la pérdida del movimiento.

No se conoce la causa exacta de la artritis pero existen factores de riesgo para ésta, como la herencia, la edad, el género, el peso y las condiciones de trabajo.

El tratamiento habitual varía en función del tipo de artritis, el grado de severidad y la condición del paciente. El objetivo fundamental es disminuir el dolor, aumentar el movimiento y la fuerza de la articulación y para ello se utilizan medicamentos y ejercicios.

En la artritis, la columna sufre las mismas alteraciones que el resto de las articulaciones del cuerpo.


Es una enfermedad que se caracteriza por una inflamación articular progresiva, deformante y muy dolorosa. Los síntomas más comunes incluyen disminución del apetito, fiebre no muy elevada, deformación en las manos y en los pies e inflamaciones que abarcan tejidos blandos.

Habitualmente se trata con antiinflamatorios, analgésicos, fisioterapia y ejercicios. Como medicamentos se utilizan los inmunosupresores y corticoides que además de no resolver en forma definitiva la enfermedad, tienen numerosos efectos tóxicos colaterales. En esta enfermedad, la columna se ve afectada fundamentalmente en la primera y segunda vértebras cervicales, con el riesgo de producir lesiones a nivel del bulbo y de la médula cervical alta, que ponen en peligro la vida del paciente.


Otras enfermedades de la columna

Es la curvatura anormal de la columna vertebral. Normalmente la columna tiene una curvatura natural que cuando es vista de frente o de atrás es una línea casi recta y cuando se observa de costado se ve redondeado en la parte de los hombros y hacia adelante en la zona lumbar. Cuando se desarrolla la escoliosis se observa que la columna vertebral tiene curvatura lateral y vista en una radiografía parece una “S” o “C”.

Suele presentarse al final de la niñez y se agrava en la adolescencia que es cuando el crecimiento es más rápido. Muchas veces es hereditaria y dentro de los síntomas se observan inclinación hacia un lado y hombros y caderas de alturas desiguales.

El tratamiento habitual se basa fundamentalmente en la rehabilitación y en el examen periódico del paciente para controlar el avance de la enfermedad. En algunos casos se recurre a ciertos aparatos ortopédicos y en los más extremos a la cirugía.

Es una enfermedad que compromete las articulaciones y que se desarrolla cuando el cartílago que existe entre dos huesos se desgasta produciendo fricción entre los mismos. Provoca dolor, inflamación y disminución en el movimiento de las diferentes articulaciones. Se puede presentar en cualquier articulación, pero más frecuentemente en columna y grandes articulaciones, rodillas, caderas y también en las manos.

Suele ocurrir en personas de edad avanzada, o bien en jóvenes como consecuencia de alguna lesión.

Los tratamientos convencionales incluyen ejercicios, analgésicos para el dolor, control del peso y en casos extremos cirugías. Los resultados de estos tratamientos son parciales y en general la articulación afectada continua enferma y con dolor.


(estenosis espinal)

Es una disminución patológica de los diámetros del canal espinal. Cuando es severo existe claudicación neurogénica y dolor lumbar que se irradia hacia la pierna. Los síntomas suelen ser bilaterales y ceden cuando el paciente se sienta. Cuando la estenosis se asocia a una radiculopatia también puede haber debilidad focalizada, pérdida de la sensibilidad, o cambios en los reflejos.

La estenosis espinal puede ser congénita, adquirida (75% de los casos), o debida a una combinación de ambas.

La congénita se caracteriza por pedículos finos y cortos que producen estenosis de canal y receso lateral.

Los factores adquiridos que contribuyen a la estenosis espinal son enfermedades degenerativas, traumas, cirugías de columna, desórdenes metabólicos o endócrinos y la enfermedad de Paget.

El canal estrecho espinal adquirido presenta diferentes manifestaciones clínicas según afecte la columna cervical o lumbar. Si asienta en la columna cervical, puede afectar las raíces nerviosas (radiculopatia cervical) o las raíces nerviosas y la medula espinal (mieloradiculopatia cervical). Si se presenta en la columna lumbar afecta solo las raíces lumbares porque a esa altura de la columna no existe la médula espinal.

El tratamiento convencional incluye antiinflamatorios no esteoideos, ejercicios programados y fundamentalmente un tratamiento sintomático. En los casos más severos puede recurrirse a la cirugía.